DE DOS NOVIOS, UNA CONCATEDRAL, LA PARTE ANTIGUA, UN ALJIBE Y UN CASTILLO. EL REPORTAJE FOTOGRÁFICO DE LA BODA DE SANDRA Y RAFA EN CÁCERES

Ésta es la pequeña historia del día de la boda de Sandra y Rafa, contada a través de fotografías.


Este trabajo lo hicimos en colaboración con Will Marsala, el tito Will como yo suelo llamarle. Un tío grande en todos los sentidos.


La verdad es que viendo el mapa meteorológico desde días antes, la cosa no pintaba muy bien. Anunciaban agua de lo lindo. No es que nos preocupe mucho a nosotros como fotógrafos de bodas, ya sabéis que al final el trabajo sale sí o sí, pero es cierto que para los novios y los invitados es un poco engorroso. Al final el pronóstico no falló, llovió.


Respecto a la boda y el trabajo que tuvimos que hacer, la cosa no pudo ir mejor. Como de costumbre empezamos con el novio mucho tiempo antes. Allí estaban Jorge (el hermano) y su padre. Todavía me acuerdo de la cara que puso el padre de Rafa cuando nos vio aparecer por allí (cuanto menos de sorpresa, jajajaja). Fotos y más fotos, Will por un lado, yo por otro... vamos unos preparativos en casa del novio sobraditos de material. Bajo nuestro punto de vista unas fotografías muy creativas y originales.


A Sandra fuimos corriendo a buscarla a la peluquería, ufff casi no llegamos. Igualmente sin novedad, todo salió a pedir de boca, tanto allí como ya en casa. Así que corre que te corre nos fuimos a la iglesia.


Hacer una boda en el casco antiguo de Cáceres es siempre un privilegio, al menos para nosotros. No sólo por lo bonito, además por ese aire de grandeza de otros tiempos, por el misterio de sus callejones, por su elegancia... bueno y que narices... porque es Cáceres sobre todo, jajaja. Madre mía, la de historias que tenemos para contar de esta ciudad y de esta tierra. Veréis que incluso pudimos hacer unas fotos en el aljibe, cosa que agradecemos enormemente... a quien corresponda, pero sobre todo a los dos chicos tan amables que nos dejaron pasar.

 

Vuelta a lo mismo, fotos y más fotos para el reportaje.... y rápido nos fuimos hacia el Castillo de la Arguijuela, a las afueras de Cáceres. Una pasada de sitio lo cojas por donde lo cojas.

 

Menos mal que llegamos, porque terminó por caer una de aguaaaa.


Poco más o podemos contar de esta boda. Tan sólo invitaros a que veáis las fotos y que saquéis vuestras propias conclusiones. Nosotros las nuestras las tenemos bien claras: un reportaje fotográfico de boda espectacular!!!


Muchas gracias a Rafa, Sandra, y sobre todo al tito Will.
Flor de Naranja Fotógrafos