CHAMBERÍ, DOS NOVIOS, UNA VIEJA ESTACIÓN, UN FOTÓGRAFO DE BODA Y UNA SESIÓN DE PAREJA DE LO MÁS ORIGINAL

Para un fotógrafo de boda poder contar con localizaciones originales y diferentes supone un aliciente más en su trabajo. Este es el caso de la preboda que hicimos en Flor de Naranja con Paola y Javier en la antigua estación de Chamberí de Madrid, ahora llamada Anden Cero.


No solo contamos con esa localización en la que pudimos hacer unos fotos, bajo nuestro punto de vista como fotógrafos muy creativas y espectaculares, también tuvimos la oportunidad de pasear por algunos de los rincones más castizos de Madrid, hacer algunas fotografías en lugares emblemáticos de la capital, y empaparnos de la vida que desprende el renovado barrio de Malasaña, que a nuestro parecer es uno de los distritos más interesantes de la ciudad.


Como de costumbre en nuestras sesiones fotográficas (a no ser que por cuestiones de atardecer, luz... busquemos otra cosa) empezamos temprano. Quedamos con "nuestros novios" en la Pza. de Chamberí muy cerquita de la antigua estación de metro. Una vez allí, en el subterráneo, nos dimos cuenta de que por diversas cuestiones teníamos que trabajar al límite, y es en esos momentos en los que "tiras" de oficio para que todo salga bien. El resultado... bueno juzgarlo vosotros mismos; al final la experiencia y el saber hacer como fotógrafos de boda (y de otras tantas vertientes) marcan la delgada línea que separa el poder hacer tu trabajo fotográfico en algunos lugares en los que otros dirían que es imposible. Pues nada, buscamos ángulos, encuadres... para que nuestras imágenes estuvieran a la altura de lo que Paola y Javier esperaban de nosotros. Por cierto trabajar con esta pareja es un gustazo.


Desde allí nos fuimos más hacia Malasaña, buscando y mirando a través del objetivo. Rejas, paredes, portales, contraluces, grafitis... Lo que os hemos dicho antes, una pasada el barrio!!!


En nuestro recorrido tuvimos la oportunidad de compartir un rato divertido con algo que ahora está tan de moda, unas cupcakes. En cuanto lo vimos, no lo pensamos; pedimos permiso y a fotografiar. Vamos que entre unas cosas y otras lo de estos chicos fue una "peazo preboda".
La verdad es que quedamos muy contentos con el resultado de la preboda de Paola y Javier por Madrid, algo que cobra todo su sentido en el libro de firmas que ya está preparado para el día de la boda. Esperamos que todos los que pasen por allí a firmar y dejar su dedicatoria, puedan apreciar el esfuerzo que hicimos (y que hacemos siempre en cada uno de nuestros trabajos) ese día, porque para nosotros es todo un orgullo que se dirijan a los novios y les digan lo bonito que ha quedado el libro y lo mucho que les gustan las fotografías, como orgullo es también que una pareja nos escoja como los fotógrafos para el día de su boda. Así que por todo eso y por los momentos que pasamos tan divertidos con esta pareja tan castiza: gracias de todo corazón.


Os dejamos una pequeña muestra de lo que hicimos ese día.
Flor de Naranja Fotógrafos