BALONCESTO, BALONMANO, SKATE, UN RÍO, Y DE CUANDO ÉRAMOS PEQUEÑOS… LA PREBODA DE RUBÉN, ADRIANA Y LA PEQUEÑA DANIELA EN MADRID

Fotografiar bodas, prebodas, bautizos, acontecimientos en general... siempre es un privilegio. Formar parte del recuerdo de alguien siempre es un honor, y que te elijan como el fotógrafo encargardado de inmortalizar esos momentos lo es más aún.

Pero si además de eso, lo que te toca es dar forma de recuerdo con tus fotografías a la vivencias de un amigo... sencillamente el orgullo es más grande todavía.


Fuimos juntos al colegio. Él siempre fue mucho más alto, de hecho era de los más altos de todas las clases del mismo curso. También fue mucho mejor estudiante que yo... qué le vamos a hacer... (estoy recordándolo ahora como si fuera ayer mismo cuando corríamos por el patio del cole)... en definitiva: crecimos juntos.


La vida fue pasando y cada uno siguió su camino. Casualidades de la vida, y gracias a la ocurrencia de un estudiante de Hardvard, nos volvimos a encontrar. Bueno la verdad es que casi nos hemos vuelto a encontrar todos los compañeros (faltan pocos), aunque sea virtualmente a través de Facebook. Si nos es de una manera o de otra, todos sabemos de todos gracias a las redes sociales.
En fin...


Y ahora aquí estamos, hablando sobre su reportaje de preboda (o sesión de pareja, como a nosotros nos gusta llamarlo), algo más crecidos (ya no me saca tanto), y con una pequeña que se ha incorporado a esta amistad, bueno y su mamá y futura esposa: Adriana y Daniela.
A todo esto, que no hemos dicho nada de Adriana: guapa, alta, aficionada al balonmano, madre de una niña preciosa y la encargada de que el novio no pierda los papeles el día de la boda... jajaja


Queda poco ya para el día del enlace en Madrid, y allí nos volveremos a encontrar muchos amigos y compañeros, volveremos a recordar cosas, reiremos, conversaremos... yo haré fotos... pero sobre todo lo pasaremos bien.


Así que nada, esperemos que esta historia de amor que empezó gracias al baloncesto, culminé como debe ser... en un bodorrio de los buenos... porque "su fruto" ya lo ha dado con Daniela.


Chicos, gracias por el rato del otro día haciendo la sesión.


Nos vemos pronto
Jesús y Eva
Flor de Naranja